Cómo retrasar la pérdida de hueso en los dientes: ¡con o sin un dentista!

La pérdida de hueso dental puede ser un problema muy serio. Pero no olvide que muchas personas que sufren de esta situación. No está solo y estamos aquí para ayudarle. Hay muchas precauciones que puede tomar en casa por si mismo. Además, existen algunos tratamientos médicos que pueden solucionar situaciones más graves. Esta enfermedad puede ser causada por muchos factores externos o internos. Traumas, lesiones, falta de dientes, extracción de dientes sin poner implantes dentales, enfermedad periodontal, infecciones e incluso tumores pueden causar esta condición. Incluso puede causar la pérdida de dientes, así como afectar a la alineación de sus dientes. Entonces, ¿cómo retrasar la pérdida de hueso en los dientes? Incluso ¿Es posible? En este artículo, le mostraremos los métodos de prevención y tratamientos médicos.

¿Es posible retrasar la pérdida ósea?

Supongamos que tiene pérdida ósea. Está avanzando día a día. Siente que tiene que hacer algo al respecto de inmediato. ¿Qué puede hacer? ¿Puede detener o al menos ralentizar la pérdida de masa ósea? La respuesta corta es sí. En muchos casos, es posible ralentizar el proceso. Dependiendo de su estado de salud, incluso puede retrasarlo estando en casa. Por ejemplo, una zona ósea erosionada no puede curarse de forma natural, pero es posible evitar que la situación empeore. Puede ralentizarla, pero para la regeneración del tejido perdido, necesitará la ayuda de un dentista profesional.

¿Cómo retrasar la pérdida de hueso en los dientes?

Cómo retrasar la pérdida de hueso en los dientes sin un dentista

Hay precauciones que puede tomar en casa por sí mismo que pueden protegerle de esta situación. También pueden evitar que la pérdida ósea empeore si ya sufre de ella. Por supuesto, cuando se trata de tratamientos médicos más complejos, no pueden hacerse sin un dentista. También sería útil consultar a un dentista sobre estas precauciones caseras, ya que ellos tienen los conocimientos más amplios sobre el tema y pueden analizar su situación en particular. Por lo tanto, ellos pueden darle sugerencias más adecuadas. Sin embargo, como algunas precauciones básicas son eficaces en la mayoría de las personas, puede hacerlas si no tiene ninguna situación en especial.

La higiene oral es imprescindible siempre

Los hábitos de higiene oral son indiscutiblemente el factor más importante para prevenir cualquier problema de salud bucal, incluida la pérdida de hueso dental. Estas son las precauciones que todo el mundo debería tener en cuenta. Lo más básico que hay que hacer para prevenir cualquier enfermedad dental (desde la caries hasta los tumores) es seguir una rutina de higiene bucal adecuada.

Una de las causas más comunes de la pérdida de hueso es la enfermedad periodontal. Esta enfermedad también se conoce como enfermedad de las encías. Su principal causa es la mala higiene oral. Las bacterias que se acumulan en los bordes de los dientes forman la placa y el sarro. Después, propagan la infección a los tejidos circundantes. Al mismo tiempo, las bacterias producen desechos ácidos que pueden erosionar tejidos duros como el esmalte dental y los huesos. Cuando las encías se infectan, empiezan a retraerse. Esta situación deja al descubierto las raíces de los dientes y los huesos maxilares de los sostienen. Aunque los huesos son estructuras duraderas, también pueden verse afectados por las bacterias. Sus huesos pueden empezar a erosionarse. Eso significa que puedes tener pérdida de hueso.

Cepillarse los dientes dos veces al día, hacer gárgaras con sustancias antibacteriales y usar hilo dental evita que las bacterias se asienten y se multipliquen. De este modo, aunque ya esté experimentando pérdida de hueso, al menos puede retrasar el proceso y evitar la propagación de bacterias e infecciones.

Las vitaminas y los minerales son las chucherias del cuerpo

Las vitaminas y los minerales son los materiales más importantes para alimentar nuestros huesos y mantener su fortaleza. Por ejemplo, los huesos tienen una forma dura y fuerte gracias a que están llenos de calcio. Además, necesitan vitamina D para utilizar el calcio en el organismo. Así que también deben trabajar en consonancia. La falta de uno puede afectar a los otros. Por estas y otras razones similares, es muy importante seguir una dieta equilibrada. Privar a sus huesos de sus elementos de fijación los debilita. Pero cuando cubre todas sus necesidades de vitaminas y minerales, sus huesos mantienen su fuerza y sus dientes los sujetan con más firmeza. Así que la regla de una buena salud bucodental no consiste solo en evitar ciertos alimentos. También tiene que satisfacer algunos nutrientes fundamentales con una dieta nutritiva. Ahora vamos a ver para qué sirven estas vitaminas y minerales y dónde puede obtenerlos.

Vitamina A

La vitamina A es una de las sustancias esenciales para tener unos huesos fuertes y sanos. Consumir cantidades excesivas de vitamina A puede ser tóxico. Existen algunas teorías que afirman que también puede tener efectos negativos sobre los huesos. Sin embargo, consumirla en las cantidades necesarias es muy beneficioso tanto para los huesos como para el resto del cuerpo.

Fuentes: Aceites de pescado, hígado, leche, queso, yemas de huevo, tomates, zanahorias, pimientos verdes y rojos, verduras de hoja verde como las espinacas, brócoli y frutas como el melón y el mango.

Vitamina B

La vitamina B equilibra el nivel de homocisteína. Los niveles elevados de homocisteína pueden hacer que disminuya la densidad de los huesos. Esto los hará más débiles. Especialmente las vitaminas b6 y b12 son eficaces en este sentido. La ingesta de vitaminas del grupo B también es eficaz para digerir los azúcares. Los azúcares que no se digieren lo suficientemente bien pueden permanecer en su boca y alimentar a las bacterias, acelerando la formación de placa y sarro. Esta es una de las causas de las enfermedades de las encías y asociada a la pérdida ósea.

Fuentes: Alimentos integrales, carnes, yemas de huevo, productos lácteos, legumbres, frutos secos y verduras de hoja verde como almendras, espinacas, brócoli, cítricos, aguacates y plátanos.

Vitamina C

Los colágenos son importantes bloques de construcción para el desarrollo óseo. La vitamina C desempeña un papel muy eficaz en la formación de estos colágenos. La vitamina C también es un antioxidante. Es muy importante para los mecanismos de defensa de nuestro cuerpo. La fuerza de su mecanismo de defensa también es importante para combatir enfermedades que causan pérdida ósea, como la enfermedad de las encías.

Fuentes: Cítricos como naranja, mandarina, pomelo, muchas frutas frescas como kiwi, piña, fresa, limón, pimiento rojo, pimiento verde, tomate, rúcula, perejil, lechuga, rosa mosqueta, brócoli, col, espinacas.

Vitamina D

La vitamina D es una de las vitaminas más importantes para la salud ósea. También es necesaria para unos músculos fuertes. El calcio es el componente más importante de los huesos. Con la ayuda de la vitamina D su cuerpo utiliza el mineral de calcio que recibe. Después de que la vitamina D entre en el cuerpo, necesitamos la luz del sol para que se active. Un suplemento adecuado de vitamina D y la ingesta de calcio son esenciales para mantener los huesos fuertes. Hay estudios que demuestran que se puede reducir la pérdida de masa ósea incluso en adultos mayores.

Fuentes: Setas, huevos, pescados grasos como el salmón, carnes rojas e hígado, ¡y muchos baños de sol placenteros!

Vitamina K

La vitamina K es muy importante para el metabolismo óseo. Ayuda a aumentar la densidad mineral ósea. Si tiene una deficiencia de vitamina K, sus huesos se vuelven más vulnerables a las fracturas y grietas.

Fuentes: Verduras de hoja verde, espinacas, acelgas, brécol, perejil, cebolletas, guisantes, tomates, apio, judías verdes, col, albahaca, espárragos, granadas, fresas, aguacates, higos, productos cárnicos, huevos, vísceras.

Calcio

Casi todo el calcio de nuestro cuerpo se almacena en los huesos y los dientes. El calcio es uno de los materiales elementos de fijación de estas estructuras. Nuestros huesos se reconstruyen mientras vivimos. Así que la falta del material de construcción más fundamental puede acarrear graves problemas. La falta de calcio hace que disminuya la densidad ósea y que los huesos se debiliten día a día. Esto los hará más vulnerables.

Fuentes: Los alimentos más ricos en calcio son los productos lácteos como el yogur y el queso. Las fuentes secundarias de calcio son las semillas como el sésamo, nueces, cacahuetes, verduras de hoja verde, legumbres, frutos secos, huevos, limones, mandarinas, naranjas y fresas.

Potasio

El potasio es una sustancia alcalina que nuestro cuerpo necesita. Nuestro cuerpo utiliza el potasio para mantener el equilibrio entre lo ácido y básico. Esto también se aplica a nuestros huesos. La acumulación excesiva de ácidos en los huesos los desgasta con el tiempo y los debilita desde el interior. Gracias al potasio, estos ácidos pueden neutralizarse y los huesos quedan protegidos contra los efectos corrosivos.

Fuentes: Las verduras de hoja verde como las espinacas, el perejil y la lechuga se encuentran entre las principales fuentes de potasio. Además, se pueden contar las legumbres, frutos secos, frutas deshidratadas, patatas, plátanos, ciruelas y aguacates.

Fósforo

Se combina con el calcio en nuestros huesos y toma una forma cristalina. Así podemos tener huesos duros y fuertes. En otras palabras, el fósforo es uno de los materiales de construcción fundamentales de nuestros huesos. También es eficaz cuando se trata de usar de vitaminas. Una ingesta adecuada de fósforo protegerá a sus huesos del debilitarse.

Fuentes: Leche y productos lácteos, huevos, carne y productos cárnicos, pollo y pescado, cereales, legumbres, semillas oleaginosas, semillas de girasol, arroz, guisantes, pan blanco, brécol y patatas.

Cómo retrasar la pérdida ósea con otros tratamientos dentales

Todos estos son métodos eficaces para retrasar la pérdida ósea. Sin embargo, a veces también pueden resultar insuficientes. O puede estar tratando con una situación de pérdida ósea ya avanzada. En ese caso, las intervenciones médicas serán inevitables. Entonces, ¿cómo retrasar la pérdida ósea de los dientes en una clínica? Un dentista puede analizar su situación a profundidad con una radiografía dental. Gracias a las tecnologías modernas, podemos entender mejor el desarrollo de estas enfermedades y desarrollar tratamientos incluso contra afecciones naturalmente irreversibles. A continuación veremos algunas de las principales.

No le falta ningún diente

Utilizamos la boca constantemente a lo largo del día. Comemos algo y masticamos. Cada movimiento que hacemos al masticar ejerce presión sobre los dientes y los tejidos que se encuentran debajo de ellos. Los huesos que hay debajo de los dientes son estimulados por esta presión. Nuestros huesos también son tejidos que se renuevan constantemente. En ausencia de estimulación, los huesos de esa zona no se regeneran y desaparecen con el tiempo. Por lo tanto, cuando pierde un diente, sería aconsejable que se coloque un implante dental sin demora. Si es necesario, también se puede aplicar un injerto óseo para evitar la pérdida de hueso.

Quizá necesite un tratamiento contra la gingivitis

Es una forma común de enfermedad de las encías. La causa principal son las bacterias que forman placa y sarro en los dientes y propagan la infección a los tejidos blandos de la boca. Si progresa, esta enfermedad amenaza todos los tejidos de la boca, incluyendo el hueso que rodea los dientes. Si padece una enfermedad grave de las encías, los desechos ácidos producidos por las bacterias y las infecciones pueden erosionar estos huesos con el tiempo. Esto provoca la pérdida de hueso. Por eso, si se encuentra en esta situación, dependiendo de la fase en que se encuentre la enfermedad de las encías, es posible que tenga que someterse a un alisado radicular y a procedimientos quirúrgicos para proteger los huesos. Su médico eliminará la infección y el sarro con tratamientos farmacológicos y limpiezas dentales en el consultorio.

¿Pérdida avanzada? El injerto óseo dental es su solución

Supongamos que su pérdida ósea es bastante avanzada, que no hay suficiente hueso en esa zona para colocar un implante. ¿Qué ocurre entonces? No se preocupe, no hay lugar para la desesperación. Cuando se pierden los huesos no se regeneran de forma natural. Sin embargo, gracias a las técnicas de injerto óseo, puede reforzar esta zona. Los dentistas pueden sustituir el tejido tomado de otra zona o pueden rellenar la zona con polvos sintéticos. También pueden realizar injertos de tejido blando para las encías retraídas que normalmente deben cubrir los huesos. Los huesos injertados no serán tan fuertes como el hueso natural. Sin embargo, siguen rellenando la zona con bastante firmeza y le ayudan a mantener su salud dental.

Felicidades, ¡ahora ya sabe cómo retrasar la pérdida de hueso en los dientes!

Referencias:

Jeffcoat MK. Bone loss in the oral cavity. J Bone Miner Res. 1993 Dec;8 Suppl 2:S467-73. doi: 10.1002/jbmr.5650081307. PMID: 8122514.

Krall EA, Wehler C, Garcia RI, Harris SS, Dawson-Hughes B. Calcium and vitamin D supplements reduce tooth loss in the elderly. Am J Med. 2001 Oct 15;111(6):452-6. doi: 10.1016/s0002-9343(01)00899-3. PMID: 11690570.

× How can I help you?